Inicio    Erasmus en Córdoba – una montaña rusa de emociones

Artículo escrito por Paulina Zawada para Interasmundo Córdoba

Empieza cuando decides que quieres hacer un paso más por allá – que quieres hacer Erasmus. Estás agitado, un poco nervioso, pero en general- contento. Cuando te informan de que has sido aceptado, sientes pura felicidad, porque no realizas que va a pasar después… La fecha en  la que te vas a marchar va acercándose… Siempre más gente que “conociste” en Internet está poniendo como estatus “Trasladándose a Córdoba”, “Por fin en Córdoba!”, o “Empezó la aventura!”.. Esto es el momento en el que realizas que no hay vuelta atrás. El mes que viene ya estarás viviendo en un país completamente diferente – en mi caso: España. Tienes que embalar tu vida anterior en una maleta, dejar a tus amigos y irte a un sitio en el que no conoces a nadie, un sitio que es tan diferente de tu país. Tenía mucho miedo de muchas cosas. Tenía miedo de que no me llevara bien con el idioma que era completamente nuevo para mi. Cómo puedo estudiar en español si la única cosa que sé decir es  Hola, yo soy Paula y tengo un gato? Cómo puedo alquilar un piso, completar las formalidades, abrir una cuenta bancaria? En Polonia tenía un piso solo para mi misma y algunos gatos. Aquí he tenido que aprender vivir junta con 3 chicas españolas. Mi primera noche en la que no dormí era la noche antes del vuelo. Y después.. el tren empezó a moverse. Cuando vi la placa indicadora que ponía Córdoba por primera vez en la estación de trenes, sabía que a partir de ahora tenía que gozar cada minuto. Los primeros días en la universidad, las primeras situaciones divertidas, los primeros amigos nuevos. Y realizas que no hay nada del que tendrías que tener miedo, por lo menos no en España. Cada persona está dispuesta a ayudar y todos los Erasmus están perdidos como tu al principio. El idioma? No te preocupes! Cuando empieza la universidad y aprenderás el vocabulario básico de la materia, vas a comprender la mayoría de las asignaturas. Lenguaje de todos los días? Encuentros, fiestas…  También si no quieres aprender el español – Lo siento, lo aprenderás. Aunque tu casa está a 2000-3000km de aquí, cuando vuelves de un viaje a otra ciudad, vas a decir: Vuelvo a casa. Porque en un cierto sentido, en un momento, Cordoba se convirtió en tu casa. Los días pasan, o mejor, corren… El tiempo es el enemigo más grande de un estudiante Erasmus. Quieres hacer tantas cosas, estar en muchos sitios al mismo tiempo, preparar las clases mientras, pero… no puedes. Tienes que decidirte. Tienes que elegir sitios, personas, actividades… Y tienes siempre la impresión que en el mismo momento te estás perdiendo otra cosa. No hay tiempo para decir Hoy no quiero, quiero quedarme solo en casa. No te pierdas ningún minuto de tu estancia al extranjero, porque pasará tan rápido. Aunque tengamos todavía un par de semanas, empezamos a tener pánico…un par de semanas suena más que escalofriante. Parece que hace un momento, teníamos todavía la mitad del año lleno de aventuras desconocidas en frente de nosotros y ahora hablamos de pocas semanas… Ninguna persona que no haya estado en Erasmus comprenderá porque no podemos alegrarnos juntos a nuestros amigos y nuestra familia de que vamos a volver pronto a nuestros países. Claro que les echamos de menos. Pero para nosotros, un capitulo grande se va a terminar. Nadie puede quitarnos que lo hemos pasado genial juntos, los recuerdos que creamos, las amistades que trabamos. Pero por el momento, la mayoría de nosotros se siente solo miedoso, porque no estamos listos para despedirnos. Y nunca lo podríamos ser. Cada uno de nosotros tendrá Córdoba y las personas que encontramos en el corazón para siempre. Si alguien me pregunta – lo harías otra vez si supieras como será duro al final? Lo haría otra vez. Lo haría un millón de veces, porque es una aventura que te cambia la vida.

Si quieres saber más sobre la Experiencia Erasmus de Paulina, haz clic aquí

Share on FacebookEmail this to someone

Related Articles